A diferencia de los geles o pomadas tradicionales, la tecnología “crackling” consigue su máxima eficacia desde los primeros minutos de la aplicación.

El efecto micromasaje sobre la piel de la tecnología “crackling” estimula la microcirculación y permite la penetración de los activos en las capas más profundas de la piel, proporcionando una agradable sensación de frescor y alivio inmediato.

Tecnología patentada capaz de trasladar los activos a las capas más profundas de la piel por medio de multitud de mircro explosiones.

El calor de la piel produce una reacción química favoreciendo una explosión en cadena.

La energía liberada por la reacción conduce a los principios activos al interior de la piel a través de ondas de choque microscópicas.